Las estatuas en Madrid

Por | 21 agosto, 2018 | 0 comentarios

Las estatuas en Madrid

Madrid está lleno de estatuas y muchas veces paseando por sus calles nos topamos con ellas sin saber realmente qué son y qué hacen allí. La mayoría de las veces nos quedamos con la curiosidad y en este post os contamos el significado y la historia de alguna de ellas.

El lector de la Plaza de la Paja

En la plaza de la Paja, junto al Palacio de los Vargas, sobre un banco encontramos la estatua de un hombre de bronce leyendo un periódico. Quien se acerque leerá sobre el diario una frase que dice: “Entre todos rehabilitamos Madrid”. Este lector forma parte de la plaza desde 1998 y viene a contarnos que en todo madrileño y visitante empieza el cuidado de la capital, patrimonio común. Esta interpretación es amplia y propias otras tantas, desde la riqueza de la lectura como consigna de construir una ciudad mejor, por ejemplo.

El ángel caído del Parque del Retiro

Esta famosa estatua se sitúa en el Retiro y representa la expulsión de Lucifer del Cielo. Está considerada por quienes creen en el Mal como una puerta al Infierno. Un dato que apoya está interpretación es que esta figura está situada a 666 metros sobre el nivel del mar, número del Diablo. No se sabe si es una casualidad o fue colocada a esa altura de una manera estudiada.

Las dos cabezas de bebé en Atocha

Estas esculturas se llaman “Día y Noche” y las encontramos en una de las salidas de la Estación Atocha. Ambas del mismo tamaño y se trata de la misma niña, sugieren para el artista el paso del tiempo, del día a la noche. Una cabeza tiene los ojos abiertos y la otra, cerrados.

La mujer con espejo de Botero

Situado en la calle Génova, junto a la Plaza Colón es fácil de ver. Es una escultura urbana del artista colombiano Fernando Botero. El escultor regaló a Madrid esta obra después de exponer a sus “gordas” durante 3 meses y en vista de la buena acogida que tuvo. Pese a estar en un lugar muy transitado de la ciudad donde el ajetreo en horario de oficina es perpetuo, la mujer permanece absorta en su propia esencia, al margen de todo cuando sucede y de las miradas indiscretas.

El barrendero de la Plaza Jacinto Benavente

En esta plaza entre Sol y el barrio de Lavapiés encontramos a un hombre de bronce que está barriendo. Esta escultura fue inaugurada en 2001 por el entonces alcalde Álvarez del Manzano con el propósito de agradecer a este gremio su labor a la hora de mantener limpia la ciudad. El vestuario de la estatua corresponde a un uniforme clásico de los años 60.

Julia, la lectora

Esta estatua situada en la calle Pez a los pies del barrio de Malasaña se llama Julia. Esta estatua procede de una leyenda de mediado del siglo XIX cuando el acceso a las aulas de la universidad solo estaba permitido para los hombres. Se cuenta que una chica llamada Julia, acudía a las clases disfrazada de chico. En 2003, su autor se inspiró en esta historia de lucha y superación para su obra callejera que tituló “Tras Julia”.

Categorías: Barrios, Eventos

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*